La amante de Rembrandt

La amante de Rembrandt de Simone van der Vlugt

¿Cómo llegué a este libro?  Fue una desiderata de uno de nuestros usuarios y uno de los “pendientes” en la lista que compartimos mi compañera Virginia y yo.

No había leído nada de Simone y me preocupaba que era novela histórica, no suelo ser muy aficionada a este género.

Me ha sorprendido gratamente. Parece ficción y resulta que es una reconstrucción (lo más exacta posible, basada en datos reales) de la vida de Rembrandt y sus mujeres.

Portada La amante de Rembrandt
Portada La amante de Rembrandt

Sólo una pega, como ya he dicho, crees que es ficción y al final encuentras un montón de documentación, que aporta la autora, que hace que la mayoría de los hechos que has leído sean reales (o casi). Me habría gustado que a medida que avanzas en la historia se hiciera referencia a las pruebas que presenta al final.

Simone comenta que descubrió que en 1965 se hicieron públicos varios documentos sobre las disputas de Rembrandt, la interesó el tema y continuó investigando sobre la vida de Geertje (la protagonista del libro), quería hacer justicia después de cuatro siglos.

Para situarnos estamos en Holanda Siglo XVII y Geertje ha sido condenada a doce años en la correccional de Gouda por culpa de Rembrandt Harmenszoon van Rijn.

Impresiona ver cómo era la vida de las mujeres en aquella época, la discriminación total y la falta de los derechos.

Me alegro de que Simone haya sacado a la luz esta historia y poder conocer la verdadera historia, he leído que en otros documentos ponían a Geertje de bruja y aprovechada del pintor.

La novela es de fácil lectura y entretenida.

  • Título original: Schilderslief, 2019
  • Editorial Duomon 2020
  • Colección: Nefelibata
  • Nº de páginas: 336
  • Traducción: Catalina Ginard Féron

¿Dónde encontrarlo? Disponible en Mediatecas de Alcobendas (Madrid)
Puedes consultar disponibilidad aquí

Opinión personal: recomendable

Ideal para aquellos lectores que les gusta conocer cómo vivían hombres y mujeres en siglos anteriores, no dejaré de sorprenderme con ello.

Gracias, gracias y mil gracias a todas aquellas mujeres que lucharon para que hoy vivamos mucho mejor.