La Analfabeta

La Analfabeta de Agota Kristof

¿Cómo llegué a este libro? Fue una recomendación de @loqueinmalee, una de las lectoras que sigo en instagram.

Tenía razón Inma, es un libro sencillo y lleno de emociones. Tierno y duro.

Una mini biografía.  Comparte once momentos de su vida: familia, exilio, lengua materna, recuerdos, memoria y la lectura.

Empezó a leer con 4 años, pero…
«Dejando de lado este orgullo de abuelo, mi enfermedad de la lectura me traerá sobre todo reproches y desprecio».

analfabeta Agota Kristof

Huye de Hungría cruzando la frontera hacia Austria con 21 años y una niña de 4 meses en brazos

“Me dejé en Hungría mi diario de escritura secreta, y también mis primeros poemas. También dejé a mis hermanos, mis padres; sin avisarles, sin despedirme de ellos, sin decirles adiós. Pero, sobre todo, ese día, ese día de finales de noviembre del año 1956, perdí definitivamente mi pertenencia a un pueblo»

Se instalan en la zona francófona de Suiza (Neuchâtel)

Cinco años después de haber llegado a Suiza, hablo francés, pero no lo leo. Me he convertido en una analfabeta. Yo, la que sabía leer cuando tenía cuatro años”.

He leído que Agota cree que se equivocó al publicar estos textos, eran narraciones escolares. Son una recopilación de lo que mandaba a una revista de Zúrich. Las publicaba porque necesitaba dinero, son el empeñó su editor suizo. Lo curioso es que su editor francés no quiso publicarlo y en Alemania no sólo lo hicieron sino que además le concedieron el premio de los críticos, con diez mil euros, que nunca fue a recoger la autora.

¿Dónde encontrarlo? Disponible en Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid

Título original: L’analfabète. Récit autobiographique Editada en España por ediciones Obeslisco, en 2006
Nº de páginas:64
Traducción: Juli Peradejordi

Opinión Personal:  totalmente recomendable

Es de esos libros que digo que tienen encanto. Breve y sincero. Una mini biografía que no pretende nada, salvo explicar lo que paso, contada en primera persona, por una gran mujer.

No conocía a esta escritora húngara. Pero, tengo en la lista de pendientes otro de sus libros “Claus y Lucas”.