Mi planta de naranja lima

Mi planta de naranja lima de José Mauro de Vasconcelos

¿Cómo llegué a este libro? Me topé con él en la biblioteca y lo había recomendado @mi.terapia.alternativa en Instagram.

Había visto que era una novela sobre la a amistad, tierna y dura a la vez y que estaba basada en la infancia de José Mauro. Publicado por primera vez en 1968.

Empezamos con un nudo en la garganta, en la primera página encontramos esto:

Mi homenaje nostálgico a mi hermano Luís, el rey Luís, y a mi hermana Gloria; Luís desistió de vivir a los veinte años y Gloria los veinticuatro años también consideró que vivir no valía la pena.

Agradecimientos.
Portada Mi planta de naranja lima

Estamos en Brasil años sesenta. Zezé es el protagonista y narrador de la historia, un niño de 5 años, nacido en una familia muy pobre. Su padre está en paro y la madre trabaja en una fábrica para sacar adelante a los 6 hermanos. Recibe palizas de su padre y llega a creer que se lo merece.

Sueña con ser poeta de mayor y poder llevar corbata de lazo y camisas de cuadros.

Su mejores amigos son: un árbol de naranja lima, con el que comparte todos sus secretos y un adulto real, con el que establece unos lazos de amistad impresionantes, incluso le pide que sea su padre.

  • N.º de páginas: 208
  • Editorial: LIBROS DEL ASTEROIDE 2011
  • ISBN: 9788492663439
  • Traductor: Carlos Manzano De Frutos

Libros Asteroide nos ofrece la posibilidad de escuchar las canciones que aparecen. Si quieres conocer los tangos que tanto gustan a Zézé, haz clic aquí.

¿Dónde encontrarlo? Disponible en las Bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid.

Opinión personal: Empezamos con nudo en la garganta y terminamos enamorados de Zezé, un niño pequeño travieso y tierno como el que más.

Duele pensar que esta tremenda historia de crueldad hacia un niño pequeño está basada en la vida del autor. Reirás y llorarás, está llena de emociones y sentimientos.

Si te ha gustado puedes seguir la historia de Zezé en “Vamos a calentar el sol”. Yo ya la tengo en la lista de pendientes.

.

Deja un comentario