La melodía de la oscuridad

La melodía de la oscuridad de Daniel Fopiani

¿Cómo llegué a este libro? No había leído nada de Daniel y me encontré con él en Instagram y su última novela “El corazón de los ahogados”.

Busqué en la biblioteca y encontré “La melodía de la oscuridad”, publicada en 2019.

Esta novela tenía muchas cosas a su favor: era un thriller, ambientado en Cádiz (parte mía es de allí), y uno de los protagonistas era ciego (tengo varios amigos invidentes, a los que admiro muchísimo).

La novela va saltando de época, localización y personajes, pero es muy sencillo seguirla porque está estructurada en capítulos cortos, encabezados con la fecha y el lugar dónde se encuentra.

Portada La melodía en la oscuridad

Conocemos a Adriano, un sargento que sufrió un atentado en Intxaurrondo y se quedó ciego. Casado con Patricia, una maestra.

Su historia parece ser la de una pareja común hasta que empiezan a producirse varios asesinatos en Cádiz. Alguien ha matado a su propia familia y quiere purgar su culpa como en la mitología griega, con los 12 trabajos de Hércules (pieza fundamental de la investigación).

No hay doce cadáveres, pero si encontrarás sangre, investigación, lealtad, desesperación, amor, misterio, infidelidad, orgullo, ternura, miseria, mafias…

Entretenido y de fácil lectura. Personajes actuales y creíbles.

  • N.º de páginas: 272
  • Editorial: S.L.U. ESPASA LIBROS 2019
  • ISBN: 9788467054200

¿Dónde encontrarlo? Disponible en las Bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid.

Opinión personal: Recomendable para los amantes de los thrillers y la mitología griega.

Enamorada de Acho desde la primera vez que aparece. Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos perros y adiestradores, que hacen que la vida diaria de muchos ciegos, sea un poco más llevadera.

Desconozco si la historia esta basada en algún suceso real. Sé que Daniel es Sargento de Infantería de Marina y se nota que conoce los procedimientos policiales.

No será lo único que lea de Daniel. Me ha encantado descubrirle.

Yo también soy Gellidista.

.

Deja un comentario