Ritos funerarios

Ritos funerarios de Hannah Kent

¿Cómo llegué a este libro? Era una de las recomendaciones de @misstragicomedias de Instagram. No sabía nada de la autora (es su primera novela) y me llamó la atención el saber que estaba basada en una historia real.

Islandia, Siglo XIX. Agnes es acusada de dos asesinatos. La condenan y pasa a ser la última mujer decapitada en Islandia.

Parece tétrico el tema, pero no lo es la novela. Desde el principio, conocemos el final de Agnes.

¿Qué imaginas al oír Islandia?… Que hace mucho frío.  Pues retrocedamos al S.XIX, e intentemos pensar en cómo vivían, o mejor sobrevivían, las mujeres pobres.

La autora cuenta que conoció el caso de Agnes y se puso a investigar en archivos, registros, censos, publicaciones locales, bibliotecas… y logró construir cómo había sido su vida. El asesinato se produjo la noche del 13 de marzo de 1828 en Illugastadir, en la península de Vatnsnes, en el norte de Islandia.

Portada de Ritos funerarios

Parte de los documentos que aparecen han sido traducidos y adaptados de los originales. Las ruinas del taller de Natan (uno de los asesinados) siguen en pie, hay una placa donde se realizaron las ejecuciones. Los lugares y las granjas que se mencionan son reales.

Conocemos a Agnes y sus últimos días de vida. Hay esperanza, ternura, angustia, culpa, injusticia, poder y mucha miseria.

Las descripciones y la ambientación son muy precisas. Te trasladas a Islandia e incluso sientes el frio y los olores que los protagonistas padecen.

De fácil lectura.

  • Título original Burial rites
  • Editorial: ALBA EDITORIAL
  • N.º de páginas:368
  • ISBN:9788484289715
  • Año de edición:2014
  • Traductor: Laura Vidal Sanz

Está siendo adaptada al cine por Sony TriStar

¿Dónde encontrarlo? Disponible en las Bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid.

Opinión personal: Me ha gustado. Imaginarse la época, las circunstancias y la vida que tuvieron que llevar esas mujeres, es tremendo.

Es perfecta para aquellos lectores que no necesiten mucha acción, que prefieran disfrutar del paisaje y de la vida lentamente.

Como en “Hamnet” de Maggie O’Farrell (la esposa de Shakespeare, que casualmente también se llamaba Agnes) o en “La amante de Rembrandt” de Simone van der Vlugt, Hannah confiesa haber escrito la novela para ofrecer un retrato diferente de Agnes, más real quizá, de los que se había encontrado.

Agradezco enormemente el trabajo de las escritoras que están sacando a la luz la vida de algunas mujeres de la historia que nunca fueron “bien tratadas” en los textos de su época.

.

Deja un comentario